Etiqueta Europea Para Neumáticos

Etiqueta Europea para neumáticos

El uno de noviembre de 2012 entró en vigor el (Etiqueta Europeo de neumáticos), basado en el reglamento (CE) Nº 1222/2009. 5

Los objetivos de este Etiqueta son varios. Por un lado, aumentar la seguridad y la eficiencia económica y medioambiental, fomentando la utilización de neumáticos eficientes en consumo de carburante, seguros y que presenten bajos niveles de ruido. Por otro lado, proporcionar información a los consumidores que les posibilita conocer mejor las características de los neumáticos en el momento de adquisición.

Según esta ley, todos los neumáticos destinados a coches que están suministrados en la Unión Europea deberán contener una etiqueta estándar que medirá la eficacia del neumático en tres criterios: 1)eficacia energética 2)frenado sobre suelo mojado 3)el ruido de rodadura exterior.

Una investigación realizada por el instituto Ipsos y llevado a cabo en cinco países de Europa mostró que la mayor parte de los ciudadanos recibieron con entusiasmo el Etiqueta de neumáticos y expresaron la necesidad de estar informados y asesorados a la hora de elegir los neumáticos.

El primer criterio que contempla la Etiqueta Europea Para Neumáticos es la resistencia del neumático a la rodadura, es decir, la fuerza que se opone a la rotación del neumático y que tiene como consecuencia su deformación en contacto con el suelo, lo que produce a su vez, mayor emisión de CO2 y un mayor consumo de combustible.

Para facilitar la lectura de esta información, en cada etiqueta europea de cubiertas, se incluye un icono, representado por un neumático y un surtidor de gasolina, con una clasificación de la A (menor resistencia del neumático), a la G (más resistencia del neumático y por tanto mayor consumo de carburante y emisiones de CO2) de los diferentes tipos de neumático. Una buena adherencia en superficie mojada, resulta vital para garantizar la seguridad en la carretera. Por eso se incluye en la nueva etiqueta Europea de cubiertas una clasificación en función de su distancia de frenado sobre suelo mojado. En este caso, los niveles que aparecen en el etiquetado, representado por un neumático y un icono de lluvia, van de la A (menor distancia de frenado) a la F (mayor distancia de frenado sobre suelo mojado).

Y el último criterio que se contempla en la etiqueta para cubiertas estandarizada, es el ruido exterior de la rodadura. El ruido de rodadura que, por encima de los 50 km/h, supera generalmente el ruido del motor. Este criterio vendrá especificado por un dibujo de ondas negras y el valor expresado en DB (decibelios). Cuanto más alto sea el número de decibelios y mayor número de ondas negras aparezcan en la etiqueta para cubiertas estandarizada, más ruidoso se considerará el neumático.